¡Soy muy tosca!… Como pasar de tosca a refinada

Como muchas veces lo he manifestado la imagen es la unión de todo lo que hacemos, una de nuestras lectoras me pregunta sobre cómo mejorar su imagen, porque siente que es muy tosca para hablar (para los que no entienden el termino tosco es una forma de hablar muy fuerte, directo, y normalmente con uso de palabras que parecen rudas) normalmente las personas que se expresan así, también actúan un poco de esta manera es decir en su lenguaje corporal también caminan pisando fuerte y los movimientos son un poco masculinos si hablamos de mujeres, aunque este comportamiento también aplica para los hombres, y su lenguaje corporal es un poco brusco para aquellos que quieran mejorar esta área de su imagen…

Primero: El identificarlo y hacerlo consiente es el primer gran paso, todo lo que hagamos consiente tiene la mitad del trabajo hecho.

Identificar los momentos en los que actuamos más tosco, por ejemplo; cuando alguien te pone de mal genio, cuando no estás de acuerdo con una idea, o si es un comportamiento continuo.

Segundo: empieza reemplazando palabras por ejemplo, si dices una palabra como “Traiga” cambiarla “por favor me acercas…” has una lista de aquellas palabras que más usas y ten el equivalente, empieza con unas pocas y luego incluyes unas nuevas o de lo contrario te saturas y dejas de intentarlo.

Tercero: Identifica la causa de tu forma de responder, puede ser asociado a que en tu entorno estuviste rodeada de hombres, o de pronto fuiste la persona que saco adelante una familia, etc.. en muchos casos la corporalidad de tu cuerpo obedece a una orden que tu subconsciente le dijo, hay que ser fuerte…

Cuarto: Fíjate en la forma de caminar, tu postura y la forma de mover los brazos, empieza modificando uno a la vez, por ejemplo si la forma de caminar golpeas el piso, trata de dar los pasos más suaves y despacio, si tu postura es encorvada trata de estirarte las veces  que recuerdes, si mueves los brazos de manera muy fuerte, cámbialo por  movimientos más lentos y de esta manera ir haciendo los cambios en la corporalidad poco a poco.

Quinto: Muchas veces pasa que nos aceleramos para responder y terminamos diciendo algo sin ser conscientes, detente un momento a pensar lo que vas a responder esto hará que tengas más cuidado con las palabras que uses, también fíjate con las personas que los haces, normalmente sucede con las personas más allegadas o las que más confianza tenemos toda vez que pensamos no importa, aunque al cabo de un rato reflexionamos y decimos no debí hacerlo entonces lo mejor es ser más pausado.

Sexto: No olvides que poco a poco notaras los cambios, esto no es de un día para otro, sé paciente y fundamentalmente actúa desde el amor, deja que se note, las cosas cuando se dicen con el corazón salen más suaves y tienen un mejor impacto en las personas.

Deja tu comentario